viernes, 30 de noviembre de 2012

VÍA FERRATA DE OBARRA

Hace unas semanas, Anaïs y yo fuimos a conocer la vía ferrata de Obarra, en el congosto del mismo nombre. Se trata de una vía de muy reciente construcción, que fue inaugurada durante el mes de septiembre de este mismo año y de la que los pocos comentarios que habíamos leído eran muy buenos. Después de hacerla, a nosotros también nos causó muy buena impresión, tanto por su recorrido, aéreo, mantenido y de dificultad progresiva, como por su equipación y situación. Y eso que fuimos a destajo, porque como es habitual últimamente, el tiempo era muy inestable y los nubarrones que se nos fueron formando invitaban a darse prisa.

Primeros pasos de la vía ferrata
La vía se encuentra a pocos kilómetros de Pont de Suert (Lleida). Para llegar a ella, saliendo de esta población en dirección Val d'Aran, debe tomarse el desvío a Castejón de Sos primero (ctra. N-260), y más adelante, el que conduce a Bonansa (ctra. A-1605). Después de esta última población, nos adentraremos en el congosto de Obarra, superando varios túneles. Al salir del último, veremos las indicaciones al monasterio de Obarra y un aparcamiento señalizado, en el que dejaremos el coche. Aquí hay un panel indicativo de la vía.

Después de aparcar, volveremos a la boca de salida del último túnel. La vía empieza muy cerca, con un primer tramo de simple acceso a las paredes en las que encontraremos las primeras dificultades. Este primer tramo no presenta grandes dificultades (foto de la izquierda). 

La dificultad se va incrementando a medida que avanzamos por la ferrata, por lo que los que tengan problemas en la primera mitad, es mejor que abandonen antes de meterse en la mitad final de la vía. Aquí se han equipado tres puentes tibetanos, la vía es muy vertical y presenta varios desplomes. Cada vez hay más patio, y las vistas del valle y el monasterio son buenas. Si en la primera parte había abundancia de equipamiento, aquí hay que tirar de presas naturales en algunos pasos.


Inicio de la segunda parte de la vía

El primero de los puentes tibetanos, con el monasterio de Obarra abajo

Y el recorrido es muy aéreo
Se gana altura rápidamente

 





















Finalmente, después de un flanqueo y del último de los puentes, ascendemos directos hasta la punta principal de la Aguja de la Croqueta. Un vistazo al entorno, unas fotos y para abajo.
A punto de llegar a lo alto



Para volver al aparcamiento, sólo hay que continuar por un pequeño tramo de línea de vida que nos deja en un sendero que, hacia la izquierda, conduce al pueblo de Ballabriga. Desde allí sólo queda continuar sendero abajo, siguiendo las indicaciones al monasterio de Obarra.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Me han hablado muy bien de esta ferrata, yo creo que no tengo nivel para ella, pero en cuanto pueda me acerco, saludos

Xavier dijo...

Hola Eduardo,

Pues para mí que te han informado bien ;) A nosotros nos gustó, es muy completa, sostenida y con mucho patio. Merece mucho la pena.

He visto en tu blog las cinco ferratas que has colgado :) Si dudas de tu nivel, ve antes a las del Tossal del Miravet, a la del Castellasso o a la Foradada del Toscar, por ejemplo. También son interesantes, pero son más cortas. Si te desenvuelves bien en ellas, yo creo que no tendrás problemas en ésta.

Un saludo, y muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...