lunes, 19 de mayo de 2008

¿MAR O MONTAÑA? PUES LAS DOS COSAS...

Esta semana pasada me he vuelto a enfundar el neopreno, pero para cumplir un viejo deseo que había ido aplazando por diferentes motivos una y otra vez: hacer un curso de submarinismo (el open water diver de PADI). De esta manera, y por una vez, he cambiado las rocas y el agua dulce por la arena y el agua salada...


El caso es que un compañero de trabajo lo propuso, y ahí ví la oportunidad: ahora o quizá nunca... Eso sí, de los seis que íbamos a ser, al final quedamos tres: Joan, Dani y un servidor. ¿El lugar? El centro de buceo Subsiluet, en Port Balís, Sant Andreu de Llavaneres (Maresme). Nuestros instructores, Oscar y Lluís, nos trataron muy bien y seguro que nos volverán a ver por allí.



El primer día empezamos con teórica: material, reglas básicas... y luego a ponerlo en práctica en la piscina: conseguir la flotabilidad neutra, vaciado de la máscara bajo el agua, etc. etc. Antes de empezar, algunos ya tuvieron dificultades para ponerse el neopreno...



El segundo día fuimos directos al agua, pero esta vez la del mar. Después de preparar el material, subimos al Abilio, el barco del centro, y salimos del puerto para realizar dos inmersiones a 5 y 9 metros, en la zona del Moro. Fondo arenoso, pececillos... y visibilidad regular. De nuevo, practicamos la entrada en el agua y la flotabilidad, como solucionar diferentes problemas bajo el agua y las señales gestuales básicas, además de "explorar" un poco la zona. Después, volvimos al centro y dimos un poco de teórica.

El tercer día, igual que el anterior: al agua nada más empezar, para realizar dos inmersiones esta vez a 15 y 19 metros en la zona de la Calzada, a una milla y media de la costa y casi frente al mismo puerto. Volvimos a practicar todo lo del día anterior, pero ahora con mayor soltura y confianza. Tuvimos suerte y además de peces y estrellas de mar, pudimos ver también una morena. Tras volver al puerto y darnos una ducha, más teorica: las leyes físicas que interesa conocer en esto del submarinismo.



Finalmente, el cuarto día lo dedicamos a la parte teórica que nos faltaba: el uso de las tablas y el cálculo de inmersiones. Nos costó un poquito (somos de letras), pero tras varios casos prácticos le cogimos el tranquillo.

Y ya está... las sensaciones bajo el agua fueron muy buenas: la ingravidez, el silencio, los peces a tu alrededor... Es otro mundo. Ahora sólo falta poner todo esto en práctica y empezar a hacer inmersiones. Seguro que pronto colgaré en este blog la primera, aunque eso sí... antes de la primera inmersión, tendré que hacer la primera INVERSIÓN, y es que el material de submarinismo no es precisamente barato. Aunque bien mirado, el de montaña tampoco...

¿Colgaré aquí algún día fotos de mis inmersiones en el Mar Rojo?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Quina enveja (sana)!! Ara ja em toca a mi, tu i el Juanma per lliure i jo probo amb un bon bateig.

Laia.

Xavier dijo...

Hola Laia!

Quan vulgueu, ja saps que les Medes queden molt a prop de L'Escala... Estic desitjant tornar al fons del mar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...